Reflexiones camino a la base del Everest

“Estás muy callado” me aventuré a lanzar al aire mientras Dave y yo subíamos y bajábamos colinas desde nuestro campamento a la base del Everest. Dave es el típico muchacho que adoramos en esas fiestas aburridas de las que queremos irnos cuando apenas llegamos: sus chistes son los mejores, las monerías y las bromas son su vocación y si nadie habla, él se va a encargar de hablar por todos. Pero desde que lo había visto llegar a Lhasa que Dave no decía más que monosílabos y parecía no estar interesado en ninguna de nuestras charlas.

“No puedo creer lo que veo” compartió con tristeza y se sumergió en silencio. A 5000 mts de altura y caminando demasiado rápido yo podría haber pensado que le faltaba aire, pero entendí qué quería decir. Dave ama China: su organización desorganizada, hablar chino hasta lo que no sabe decir, comer fideos por la mañana y  conocer hermosas mujeres de ojos rasgadamente sexy. China es su fuerte y lo defendía con todo artilugio. Sus políticas, su historia, su gente, sus mañas, la cerveza a temperatura ambiente… a veces hasta lo indefendible. Pero estaba viviendo Tibet con tanta intensidad que le costaba seguir manteniendo su rol de fan #1.

No era el único… creo que todos sentíamos algo parecido. Después de haberme impregnado de China por un año y estar en Tibet una semana, me sorprendía lo mucho que me costaba hablar sobre mi experiencia. Un “¿Qué tal China?” era suficiente para sentir ira y tristeza subiendo por mi garganta y prefería no decir nada. Cierro mis ojos y sé que el Tibet es el lugar más bello del mundo, pero es ineludible no pensar en lo que los tibetanos han atravesado a lo largo de la historia y que no te acaricie la conciencia.

“Muchos de nosotros pensamos que nos merecemos lo que nos pasa” me había dicho nuestro guía mientras intentaba explicar qué era el karma. Estando entre India y China se podrán imaginar que paz es lo que menos ha caracterizado la historia del lugar… y puedo asegurar que uno empieza a ver el karma como el peso que los tibetanos llevan a espaldas mientras rodean el palacio de Potala por las tardes para cumplir con sus rituales budistas. No es el suave y natural arqueo de las vértebras lo que los aqueja, sino el peso de la complejidad de su tierra.

Parece hasta absurdo pensar que una población tan silenciosa y apacible ha sido protagonista de una historia violenta de guerras civiles, de repetidas invasiones y de breves períodos de independencia que culminaron con la determinante invasión de China en los años ’50. Podría ponerme a hablar del conflicto que China tiene con el Tíbet, pero hay muchos que lo hacen mejor que yo (más abajo les agrego links). Yo prefiero no hablar de números nefastos, de datos “importantes” y de años clave… porque me quedo con las historias individuales que me explicaron mejor qué es lo que sienten aquellos que marcaron mi recorrido.
 

Protestas en Dharamsala sobre la situación en Tibet, 2008

 

Conquista el lenguaje y divide a tu gente

Nunca voy a olvidar las palabras del primer tibetano al que me dirigí en Lhasa “Esto es Tibet, no China”. El comerciante me quitó los pañuelos descartables de las manos que había agarrado de un estante y los volvió a guardar. Se me había helado la sangre, pero lo entendí: sólo a mí se me podía ocurrir preguntar por el precio en chino. El hombre de unos cincuenta años había compartido conmigo su tristeza por la pérdida de algo que muchos atesoran porque saben que perecerá: el lenguaje.

Mucho antes de ese encuentro había conocido a dos tibetanos cuyas diferencias habían inspirado mi viaje: al tímido Norbu y al extrovertido Cetan, quien me dijo sin ademán que sus amigos lo llamaban Johnny. A Norbu lo había conocido en un bar de Shanghai durante el año nuevo chino. Me había escuchado hablar de Dharamsala y no pudo dejar pasar en su precario inglés que le gustaría ir a conocer al Dalai Lama, quien reside ahí desde que huyó del Tíbet en el ‘59, pero como es tibetano no puede dejar China. Sus maestros le habían enseñado bien el mandarín, pero Norbu se rehusaba a hablar con nuestros amigos chinos a menos que fuera en inglés. Prefería el tibetano, ese era el lenguaje que su padre le había enseñado a escondidas para poder hablar con sus abuelos y los vecinos de gran edad. A Cetan, en cambio,  lo había conocido en un tren camino a Shanghai. Johnny estaba estudiando periodismo en la Perla del Oriente y me decía en su perfecto inglés que no creyera todo lo que escuchaba sobre el Tíbet. China le había dado la posibilidad de mudarse a la ciudad para estudiar, y el mandarín era lo que le permitía ir a clases. Inglés era lo que lo ayudaría a irse de China… eso y el contacto “familiar” que le produciría los papeles adecuados para realizar el feliz viaje.
 

Cetan, el tibetano que que sueña con ir al extranjero
 

Hablar del Tíbet, más en China, es algo que se presume delicado y es entonces que uno pregunta como caminando sobre algodones. Con ambos me quedó pendiente una pregunta:

 

¿Qué quiere Tibet?

En su tierra aprendí que es lo que Tibet no quiere:

No quieren puestos policiales en las esquinas que guarden chalecos antibalas, armas y la orden de reprimir cualquier sospecha de desobediencia política.

No quieren televisores LED gigantes ni grandes centros comerciales que les recuerden lo muy consumista que se ha vuelto el pueblo chino.

No quieren nuevas SUVs ni BMW en las calles que solo unos pocos podrás comprar, en su mayoría de origen chino.

No quieren controles provinciales que registren papeles de residencia cada 100 kms.

No quieren que edificios embemáticos y respetados monasterios sigan siendo utilizados museísticamente para atraer el turismo. Y definitivamente no quieren que se exhilie a la población de esos lugares para establecer dichos paseos con facilidad.

No quieren tener que pedir un permiso cada vez que quieren abandonar su lugar de residencia para visitar otro lugar del Tíbet, principalmente para ver a su familia. Y no quieren que se les niegue dicho permiso.

No quieren tener que pedir un permiso para trabajar en otras regiones del Tíbet. No quieren que ese permiso se venza para así tener que volver al lugar de procedencia a volver a realizarlo.

No quieren tener que cruzar las montañas ilegalmente para poder salir del país.

No quieren escuchar la palabra “bienvenidos” en chino cada vez que cruzan los controles policiales de monasterios y edificios para poder rezar o realizar trámites. Quizás tampoco quieran que la plaza frente al palacio de Potala que construyó el gobierno chino se llame “Plaza de la Liberación”.
 

Plaza de la Liberación, Palacio de Potala (Lhasa)
 

No quieren que sus monjes se corrompan con altos estipendios que el gobierno chino paga para apaciguar violentas pasiones en defensa del budismo.

No quieren tener en la memoria el recuerdo de algún familiar desaparecido o muerta a causa de la práctica del budismo o en defensa de la independencia de Tibet en años más conflictivos.

No quieren que se les quite la posibilidad de llevar amuletos de protección porque tienen forma de fajones o cuchillos y a ojos extranjeros al Tíbet pueden considerarse peligrosos.

Y creo que tampoco quieren recibir fotos del Dalai Lama… de mano de nadie. Al menos eso es lo que le dije a mi amigo Dave, que tiene un pequeño revolucionario atado a su bicicleta con ideas no tan buenas. Su idea, después de lo que había presenciado en Tíbet, era ir de pueblo en pueblo hasta llegar a la frontera con Xinjiang (otra provincia de China) repartiendo fotos que los tibetanos iban a arrancarle de la mano a la vez que iban a agradecerle.

Eso no iba a pasar nunca.

El Dalai Lama sigue siendo la figura de más influencia en el Tíbet. Basta con que él imparta sus creencias para que todos sigan sus palabras… nadie necesita una foto de él, porque todos saben quién es, y también porque tenerla es ilegal y el ser visto con una tiene graves consecuencias.

Donde todo comenzó

Esa tarde, cuando Dave se sumió en silencio, mi mente me llevó a aquella imagen que no me va a abandonar nunca. Muchas son las muestras de lo mucho que China ha cercado al Tíbet para que poco a poco caiga en la sumisión de su soberanía política, social y cultural, pero nada como lo que vimos el primer día en Lhasa. Al salir de la abarrotada estación de tren en el centro de Lhasa se pueden ver en cada uno de los postes de luz y muy pequeñas en los umbrales de las casas podíamos ver pequeñas e inmensas banderas de color rojo con sus cinco estrellas llevando consigo el puñal del autoritarismo.
 

Banderas chinas en Tibet: marcas del territorio (Oficina del Tibet en Washington)
 

Juro que en el año que estuve en China nunca había visto tantas banderas del país. El mensaje es claro.

 

Quieren libertad de la real 

Libertad es algo que todos queremos, y en Tibet no se quiere nada menos. Quieren tomar decisiones políticas que les corresponden, quiere que se respete su religión y su forma de vida tal cual es, que sus hijos tengan el mismo acceso a educación y trabajo que los ciudadanos chinos, que a nadie en su tierra le falte la comida en el plato ni el acceso a monasterios a rezar por sus familiares… y quieren esa libertad sin importar si China sigue estando allí detrás de las montañas moviendo los hilos.

Quieren ser felices independientemente de lo que han vivido y están viviendo. Y aún si tienen que cruzar el umbral de su puerta y ver esa bandera cada mañana, todos ellos esbozarán una sonrisa. Porque dentro del límite de esa libertad para sentir contento con la que se encuentran cada mañana desde hace años, ellos encuentran la manera de sentir paz y seguir adelante.

En palabras y miradas de cada tibetano.
 

 
Para más información sobre el tema de manos de gente que probablemente haya estudiado más que yo:

Liberen al Tíbet

Free Tibet  

Conflicto China/Tibet (en inglés) 

Por qué China quiere el Tíbet 

Visitas: 843

Etiquetas: China Hoy, China-Asia, China-Mundo, Conflicto, Tibet, budismo, china-tibet, chino, freetibet, libertad, Más...nacionalismo, p1, política, tibetano

Comentario por Pelma Zote el octubre 19, 2014 a las 10:39am

Con todos mis respetos, ¿alguien con solo una semana en Tíbet ya sabe todo lo que se cuece allí? Porqué me parece algo tan espectacular y fantástico que debe ser record. Aunque cuenta también el creernos todo lo que nos cuentan a pies juntillas. La típica historia de buenos y malos que tanto nos gustan en occidente y en el mundo "desarrollado".

El lugar más bello del mundo es tan discutible como cualquier otra cosa. Afirmarlo de manera tan categórica no es necesario para expresar tus simpatías por la gente que vive allí o las vicisitudes que hayan tenido. Puede perfectamente un lugar ser bellísimo y estar lleno de hijos d p. o ser un lugar feo y estar poblado por gente maravillosa. No creo que ni el Tíbet sea feo ni sus habitantes mala gente, pero esa idealización no funciona y no lleva a ninguna parte. Supongo, empero, que por las circunstancias también te refieres a cuando los campesinos tenían que pagar tributos a los monjes, las comentadas y denunciadas violaciones de novicios o la prohición en su época de usar la rueda, entre otras cuestiones.

Tiras la piedra y escondes la mano. Que otros hablen que tú te quedas con la historia de la gente de a pie. Los otros pueden hablar de lo que quieran, que mientras no tengan ningún gramo de autocrítica no pasaran de ser unos new age que dicen lo que quieren protegidos por la alargada sombra de una antigua y terrible teocracia que si bien no exime de responsabilidad al gobierno chino por los excesos cometidos tampoco ayuda a la historia presentarlos como los pobrecitos que han sido vapuleados cuando muchos de ellos se aprovechan de la pobre gente que tiene que huir bajo penosas circunstancias. Desde luego que no voy a decir que la dictadura china es un estado benévolo que solo se preocupa de su gente pero si que no todo lo que brilla es oro.

Joder, un comerciante no te vende porque le hablas en chino. Una lengua que entiende y que es oficial en Tíbet. Pues perdona porque ese hombre es un maleducado y más teniendo en cuenta que eres extranjera y que si no quiere hablarte en chino te lo puede decir educadamente. No eres han, no tienes ni idea de su situación así que me parece fuera de lugar. "Esto es Tíbet, no China", opinión respetable pero tan respetable como si otro tibetano viene y te dice "esto es China". Incluso cualquier han nacido en Tíbet es tibetano, ¿o es que ahora vamos a dar carnet de tibetanismo solo si eres independentista? Nacionalismo mezclado con religión. Menudo cocktail espectacular y poco recomendable.

¿Lo de la invasión de los años 50 es porque no sabes que año fue? es algo recurrente entre la gente que habla sobre ello que si 1951, 1959, etc... en fin, que al final vamos a quedar en que el EPL entró en Tíbet para (re)conquistar el territorio perdido como legítimo sucesor (según ellos mismos, es verdad) de la República de China y del Imperio. Por lo tanto si hubo dicha conquista fue mucho antes de los años 50, todo lo demás es retórica barata. Si no ¿por qué en las reuniones sobre el Tíbet cuando Reino Unido la ocupó se incluía a China si no tenía nada que ver e incluso se comprometieron a no reconocer la independencia tibetana?

¿Qué quiere Tibet? esta es la parte más jugosa. Pero realmente la pregunta sería que quieren los tibetanos puesto que el Tíbet, mejor dicho en castellano, es un trozo de tierra que no creo que tenga anhelos ni deseos.

"En su tierra aprendí que es lo que Tibet no quiere:"

"No quieren puestos policiales en las esquinas que guarden chalecos antibalas, armas y la orden de reprimir cualquier sospecha de desobediencia política."

Ah, en el resto de China hay libertad política y no se reprime.

"No quieren televisores LED gigantes ni grandes centros comerciales que les recuerden lo muy consumista que se ha vuelto el pueblo chino."

Ningún tibetano quiere tele ni centros comerciales, claro. Me olvidaba que has hecho un estudio demográfico sobre toda la población.

"No quieren nuevas SUVs ni BMW en las calles que solo unos pocos podrás comprar, en su mayoría de origen chino."

De origen han. Esa es la denominación oficial y correcta hoy en día. Los tibetanos hoy por hoy son ciudadanos chinos también, así que está de más esa aseveración. Y también una gran mayoría de población han no quieren cosas que solo otros pueden comprar ¿Demagogia?

"No quieren controles provinciales que registren papeles de residencia cada 100 kms."

Claro que no, ni nadie lo quiere. Muy mal por parte del gobierno chino.

"No quieren que edificios embemáticos y respetados monasterios sigan siendo utilizados museísticamente para atraer el turismo. Y definitivamente no quieren que se exhilie a la población de esos lugares para establecer dichos paseos con facilidad."

La gente de las Tres Gargantas estaba contenta cuando los desplazaron de allí. Ah no, que como no eran tibetanos no importa a los progresistas new age. Sin glamour.

"No quieren tener que pedir un permiso cada vez que quieren abandonar su lugar de residencia para visitar otro lugar del Tíbet, principalmente para ver a su familia. Y no quieren que se les niegue dicho permiso."

Penoso por parte de las autoridades chinas. Tan penoso como tener que ser trabajador en otra provincia sin tener hukou y ser ciudadano de segunda o tercera. O tan penoso como que las autoridades indias (una democracia) no otorgue pasaportes o permisos a los ciudadanos cachemires por independentistas. Pero solo es algo malo cuando atañe a los tibetanos.

"No quieren tener que pedir un permiso para trabajar en otras regiones del Tíbet. No quieren que ese permiso se venza para así tener que volver al lugar de procedencia a volver a realizarlo."

Volvemos a lo de arriba.

"No quieren tener que cruzar las montañas ilegalmente para poder salir del país."

No deberían ni mucho menos. Mala política del gobierno chino e inadecuada se mire por donde se mire.

"No quieren escuchar la palabra “bienvenidos” en chino cada vez que cruzan los controles policiales de monasterios y edificios para poder rezar o realizar trámites. Quizás tampoco quieran que la plaza frente al palacio de Potala que construyó el gobierno chino se llame “Plaza de la Liberación”."

Aquí ya es el paroxismo, ¿por qué molesta que esté en una lengua oficial si aún así está en tibetano? ¿me tendría que enfadar si en Madrid o Buenos Aires estuviera el metro en inglés además de en español además sin ser oficial? ¿Por qué en varios países del Sudeste Asiático las informaciones están en diferentes idiomas y nadie se cabrea por ello aunque no sean oficiales?.

"No quieren que sus monjes se corrompan con altos estipendios que el gobierno chino paga para apaciguar violentas pasiones en defensa del budismo."

Pero si querían que los monjes no dieran golpe y se llevaran todos los tributos, claro. Todo el mundo en esa época quería que lo azotaran si hacía mal su trabajo. En fin...

"No quieren tener en la memoria el recuerdo de algún familiar desaparecido o muerta a causa de la práctica del budismo o en defensa de la independencia de Tibet en años más conflictivos."

Nadie lo quiere. Tampoco las familias de las chicas han que fueron matadas a palos en las tiendas que trabajaban lo querían. Pero no son "tibetanas" (pese a haber nacido allí), así que no importan.

"No quieren que se les quite la posibilidad de llevar amuletos de protección porque tienen forma de fajones o cuchillos y a ojos extranjeros al Tíbet pueden considerarse peligrosos."

Tampoco en nuestras sociedades tan "modernas" y "tolerantes" se pueden llevar cuchillos u otras armas por muy amuletos que sean. No vengamos con esas que madre mía.

"Y creo que tampoco quieren recibir fotos del Dalai Lama… de mano de nadie. Al menos eso es lo que le dije a mi amigo Dave, que tiene un pequeño revolucionario atado a su bicicleta con ideas no tan buenas. Su idea, después de lo que había presenciado en Tíbet, era ir de pueblo en pueblo hasta llegar a la frontera con Xinjiang (otra provincia de China) repartiendo fotos que los tibetanos iban a arrancarle de la mano a la vez que iban a agradecerle."

También podría ir con la información de los 1000 dólares por cabeza en las conferencias del Dalai Lama. Por decir algo, ojo.

Pues no sé donde estuviste porque yo banderas chinas he visto en todos lados. Ahora me dirás que en Beijing no hay ni una o en Shanghái incluso con avenidas enteras llenas. Vaya tela y nunca mejor dicho.

"Quieren libertad de la real"

Todo el mundo quiere libertad de la real, signifique eso lo que signifique. Así que si todo se resume en esto, apaga y vamonos.

Comentario por Sofia Martinez Reumann el octubre 20, 2014 a las 4:57am

Pelma Zote, escribí esta entrada con mucho cuidado. No soy historiadora y es por eso que no me refiero a ciertos sucesos en detalle. Por otro lado, la historia de la invación china de Tíbet y lo que ha sucedido allí ya fue contada por gente mucho más preparada que yo y que ha dejado sus documentos en las páginas que sugerí seguir en caso de querer saber más sobre el tema. Lo que digan otros sobre el Tíbet es una cosa, lo que diga alguien que vive allí es muy valioso y no se puede rechazar con el desdén con el que sugieres que lo haga...

No es que aprendí todo acerca del Tíbet en 10 días, pero viví en China un año y eso me da conocimientos sobre el contexto social, cultural e histórico suficiente como para escribir sobre el tema. Y sí, hay banderas chinas en todos lados, pero nunca había visto tantas juntas.

Comentario por Pelma Zote el octubre 20, 2014 a las 2:22pm

Gente mucho más preparada que tú y con una sola visión. Me resulta difícil de creer ese maniqueísmo cuando en otro de los grandes conflictos, es decir el de Israel-Palestina, hay visiones más contrapuestas. Demonizar a lo chino y volver al mantra de la invasión china cuando ni siquiera se ponen de acuerdo en que año fue me parece tan pobre y new age que es uno de los motivos por los que reniego de algo tan burdo. Y tampoco me creo la versión del gobierno chino ni por asomo. Lo que diga alguien que vive allí tiene tanto valor como se le quiera dar... si preguntas en Cataluña (España) a un separatista te dirá que estamos oprimidos por el Estado Español que no deja expresar el sentimiento y la opinión del pueblo y si le preguntas a alguien contrario a la independencia te dirá que eso es mentira. ¿A quién creer? los dos viven ahí... pero claro si vas a un sitio para que te digan lo que quieres oír o donde te lleven, pues claro.

Viviste en China 1 año, ¿y? hay gente que ha vivido 40 años y no sabe ni decir Ni hao... hay gente que no ha salido de su burbuja y solo interactúa con extranjeros como ellos. Eso no es suficiente para contextualizar salvo que tengas unas ideas y no salgan del guión. Pobre tibetano, oprimido por los malvados chinos, porque claro todos los chinos (han) viven bien y no están oprimidos. ¿No viste tantas banderas juntas o no quisite verlas hasta que estabas en un "país invadido"?. Repito, se puede cuestionar la soberanía (moral que no legal) china sobre el Tíbet pero circunscribirla a los años 50 es una absoltuta falta de ética como sería establecer un inicio del conflicto Israel-Palestina desde los años 70.

Comentario por Sofia Martinez Reumann el octubre 20, 2014 a las 7:57pm

Creo que no has entendido bien mis intenciones con la publicación de este post. Yo hablé de mi experiencia y te puedo asegurar que las cosas que digo que no quieren son válidas para la mayoría de la población. Di indicios de gente que no piensa igual y hasta expliqué que el Tíbet hoy en día no piensa en la independencia como muchos piensan, sino en el cambio de sus condiciones de vida.

Te invito a leer la publicación nuevamente para poder ver estos detalles que son sumamente importantes.

Los que saben más que yo no tienen una sola mirada sobre el conflicto, te invito también a abrir los links que comparto y puedas darte cuenta de ello (por eso subí más de un link).

No soy precisa con las fechas porque hay veces que los números y las cifras no tienen ni más ni menos importancia que la historia personal de alguien que te encuentras en el camino.

Por último, te digo que esta es mi visión, mi experiencia. Yo viví en China un año y la experiencia que tuve fue increíblemente intensa. Tengo la suficiente entereza como para escribir sobre el tema.

Creo que tus comentarios son muy unilaterales acerca de mi artículo también, como vos creés que yo soy unilateral con el tema sobre el que escribí. Espero puedas ver eso.

Saludos.

Comentario por Pelma Zote el octubre 21, 2014 a las 10:42am

¿En algún lugar del planeta hay gente que no quiere mejorar su condición? es importante en el Tíbet, desde luego. Pero vamos, que en toda China hay deficiencias con todas las minorías étnicas e incluso con los propios han. Si has vivido allí deberías saberlo bien.

Las cifras y las fechas si tienen importancia cuando se usan como mantra inamovible y resulta que no es así. Y obviar los motivos que llevan a las cosas que pasan son simplificar en demasía el contexto sea social, político, económico, cultural o histórico.

Desde luego que puedes escribir sobre tu experiencia, faltaría más. El problema de fondo es que veo lo mismo de siempre y además demasiado unilateral como tú dices sí. No te voy a negar el expresarte, faltaría más pero me sorprende leer algo tan sesgado sin obviar el hecho de que hablas de la mayoría de la gente. No creo que en 10 días te haya dado tiempo a hacer un estudio de opinión y mucho menos fiable.

Los links que pones son Liberen al Tíbet, Free Tibet, Por qué China quiere el Tíbet. Vamos, poca diferencia de opinión veo yo ahí. No voy a negar que la política china en Tíbet haya sido mala e incluso hayan hecho cosas deleznables pero que ese sesgo por los pobres tibetanos y los malvados chinos (han) como todo tiene su parte de mentira y verdad. Y la relación China-Tíbet no tiene su origen en 1950, 1951, 1954, 1959 o cualquier otro 50 que queramos, sino que se remontan a varios siglos atrás. Pasar de ellos es perpetuar las bases del conflicto.

Tu opinión es tu opinión y es respetable, no quiero que pienses eso. Pero no estoy de acuerdo y la veo demasiado sesgada, que le vamos a hacer.

Saludos.

Comentar:

¡Necesitas ser un miembro de Chinalati para añadir comentarios!

Participar en Chinalati

Notificaciones

Vania Montaño Mendoza es ahora miembro de Chinalati
Jueves
Oscar peralta es ahora miembro de Chinalati
12 Oct
Pedro Navarrte es ahora miembro de Chinalati
23 Sep
Ícono del perfilShen, Fil, Diego y 9 personas más se han unido a Chinalati
10 Sep
Robert ha actualizado su perfil
10 Sep
A Robert le gusta el perfil de Robert
10 Sep
Hanyu Chinese School ha publicado un evento

Sorteo de curso de chino, japonés o coreano en Mataró

septiembre 7, 2020 hasta septiembre 11, 2020
7 Sep
Hanyu Chinese School ha comentado en la página de Escuelas de chino y cultura china en España
7 Sep
A Tommy Banks le gusta la discusión Compra Online Tiendas China de Emma Troconis
31 Ago
Luis Alberto Badiola Noce ha publicado una foto
30 Ago
Ícono del perfilHanyu Chinese School y antonio se han unido a Chinalati
27 Ago
Trainlang ha actualizado su perfil
27 Ago
Trainlang es ahora miembro de Chinalati
25 Ago
Freddie Navas (纳智杰) ha publicado un evento

A Performing Live Recording Show en Los Angeles City College Theater

agosto 20, 2020 de 7pm a 10pm
20 Ago
Entrada de blog publicada por ponney
28 Jul
A Andy Lopez le ha gustado la entrada de blog de Mario Mendez La Feria de Cantón más allá de buscar productos y fabricantes
20 Jul
Mario Mendez ha actualizado su perfil
5 Jul
Entrada de blog publicada por Mario Mendez
5 Jul
Entrada de blog publicada por ponney
3 Jul
Mopita Jorge ha actualizado su perfil
25 Jun

© 2020   Creado por Chinalati.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...