Zhongguo es el nombre con el que los chinos denominan a su nación, lo que traducido al español significa “el reino del centro”.  Pocas veces una denominación puede ser tan certera, pues los habitantes de esta tierra - para bien o para mal - históricamente han actuado como si fueran “el centro” del planeta con mucha independencia mental y cultural con lo que ocurre afuera.

 “Los objetos extraños y costosos no me interesan. Si he ordenado que se acepte el tributo enviado por usted, Rey, fue solamente en consideración al espíritu que lo incitó a despacharlo desde tan lejos. La majestuosa virtud de nuestra dinastía ha penetrado en todos los países bajo el cielo, y los reyes de todas las naciones han ofrendado sus valiosos tributos transportándolos por tierra y por mar. Como vuestro embajador puede apreciar por sí mismo, nosotros poseemos de todo. Yo no doy valor a los objetos extraños o ingeniosos, y no tengo uso para los productos de vuestro país”.

Así respondía el emperador Quian Long al envío de una misión del Imperio Británico del rey Jorge III a China, a fines del siglo XVIII que buscaba ansiosamente aumentar su poderío y concesiones comerciales. Para congraciarse con el regente de China, el monarca inglés despachó  barcos completos con regalos que recibieron tamaño portazo de desprecio. La razón de fondo: China no necesita del y los extranjeros.

Otro ejemplo muy significativo es que cuando la dinastía Qing en la segunda mitad del siglo XIX debió verse enfrentada al poderío militar del Imperio Japonés y de Occidente, pensaron que la tradicional grandeza del país y su visión de que eran magníficos frente a los bárbaros del Oeste y sus hermanos pequeños nipones bastarían para derrotarlos y contenerlos. China llevaba largos años de atraso industrial, pero la ilusión ancestral de superioridad los obnubiló. Las sucesivas derrotas calaron como una grave humillación que pagarían con costosas cesiones territoriales, significaría la caída del imperio y la necesidad de transformación completa de la sociedad.

Luego, la construcción del modelo socialista si bien recogió la experiencia soviética del Stalinismo, con Mao en los años sesenta abandonó el internacionalismo y comenzó a actuar con total independencia de lo que ocurría fuera de China. Posteriormente, con Deng Xiaoping y en un giro virtuoso se generó un modelo de comunismo capitalista insólito, aunque exitoso y en muchos sentidos  incomprensible que perdura hasta hoy. Y para coronar el camino trazado luego de las crisis económicas internacionales de los últimos años la economía se ha volcado deliberadamente hacia el mercado y el consumo interno después de décadas en que el foco fundamental fueron las exportaciones.

Otra muestra de está especificidad autárquica es el manejo de la política exterior que se ha regido desde hace décadas por criterios radicalmente pragmáticos.  Un ejemplo que nos toca de cerca es que mientras  en el Chile de Pinochet se asesinaba y torturaba a los miembros del partido comunista y otros afines, China mantenía espléndidas relaciones bilaterales con la dictadura, el mismo Mao reconoció rápidamente al régimen militar chileno -primer país socialista que lo hacía- luego vinieron ventajosos créditos y continuas visitas de autoridades a Chile.  Lo mismo ocurre hoy en África un área de poderosa y creciente influencia económica y geoestratégica para China. Da lo mismo que gobiernos como Sudán o Guinea Ecuatorial y muchos otros sean repudiados por la comunidad internacional y las ONG de derechos humanos. El gigante asiático mira hacia el lado y respalda y negocia ventajosamente con quien sea.

En otro plano, hoy en día es común leer o escuchar en la prensa internacional críticas al régimen de partido único, a la carencia de libertad informativa, a la censura de Internet o a la falta de elecciones libres, por citar algunos. Todos ellos son valores que comparto plenamente y considero universales, pero ¿qué piensan los chinos? Pues bien en su mayoría les importa un “huevo”. Viven en un auge económico prolongado que les ha hecho hiper-quintiplicar su ingreso en treinta años pasando de situaciones de hambruna a un franco camino hacia el desarrollo. Trabajan y estudian compulsivamente y  “la gran política” les es indiferente. Igual que en Rusia, jamás han experimentado la democracia… Transcurrieron desde los emperadores tradicionales, al emperador rojo Mao y, luego, al milagro chino. Por tanto, no añoran ni comparan tampoco. El comentario más típico de sus habitantes es que “la democracia no funcionaría porque son demasiados y los chinos por su personalidad caótica que es regulada por el Estado, generarían caos y desorden”. Habría que ver qué ocurrirá cuando llegue aquel día en que inevitablemente producto de los ciclos naturales del capitalismo, se desbanque el crecimiento material. En todo caso, los valores republicanos como tantas veces ha demostrado la historia no se impone por la fuerza y deben ser los mismos chinos quienes decidan su futuro y su forma de organización.

Particularmente, respecto a la censura es sabido que están cortados redes sociales, como YouTube, Facebook, Google, Twitter y blogs extranjeros. Los medios informativos en general no funcionan -salvo excepciones- o están intervenidos. Para Occidente esto representa comúnmente una muestra de la mano opresora del Estado sobre los civiles. Sin embargo ¿qué dicen los chinos nuevamente? Y otra vez a las inmensas mayorías les importa “un huevo”. Su industria informática es una de las más desarrolladas del mundo y sus portales y app las más utilizadas del planeta. En vez de YouTube tienen Youku;  en vez de Facebook tienen Weibo;  en vez de Skype tienen QQ;  en vez de Twitter tienen Wechat y así, una larga lista que incluye el monstruo de ventas por Internet Taobao que es un eBay chino y mucho más. Son sus propias redes sociales, blogs y sistemas de comunicación que son tan sofisticados y amigables que hace rato los tradujeron al inglés y ya crearon versiones internacionales de muchos que están en proceso de expansión. Nuevamente en esto - como en todo - se autoabastecen, se contentan y se satisfacen a sí mismos.

Llevado al terreno de las mentalidades, los hijos de Zhongguo y su sociedad viven piensan y sienten en este mismo esquema de introspección. Desde lo más cotidiano y básico hasta lo más fundamental,  se auto perciben como diferentes y únicos  frente al resto del mundo.

Partamos con la fisiología. Tienen su propia medicina que se basa en la relación del organismo con los cinco elementos de la naturaleza. Poseen sus propios medicamentos y tratamientos que mezclan o no con la medicina occidental. Esto no se trata de una cuestión familiar o de creencia popular. El inmenso sistema de salud hospitalario completo sigue y se rige en estos preceptos.

Lo curioso es que los chinos consideran que los occidentales tenemos un cuerpo diferente a ellos y que aquellas cosas que a ellos les hace daño a nosotros no. Por ejemplo, yo soy fanático del lychee que es un fruto delicioso autóctono de este país, cuando llega mediados de año suelo comer en forma compulsiva unos grandes potes de ellos. Esto para los chinos es casi un suicidio pues este fruto es un alimento del elemento fuego lo que hace que consumido en grandes dosis puede provocar hasta la muerte. La explicación para que no me pase nada es que no soy chino y, por tanto, mi organismo es diferente y me salvo de quemarme por dentro.

En este mismo sentido tienen unas prácticas con respecto al parto y post parto únicas. Para ellos luego de la gestación comienza una cuarentena de un mes o zuo yuezi, en que las mujeres deben quedar en un estado sagrado de reposo  en que casi no se pueden mover, ni tomar sol, no se deben bañar ni lavar el pelo, leer ni ver televisión, sólo deben ingerir alimentos calientes,  alimentar al bebé y hacer casi nada más. De todo lo demás debe ocuparse la suegra que se traslada a vivir a su casa.

Es interesante constatar también la forma en que los chinos viajan. Es sabido que hoy por hoy el turismo chino es el objeto de deseo de las agencias internacionales. El aumento del ingreso per cápita está permitiendo que decenas de millones de ellos puedan por primera vez conocer el mundo exterior.

La forma en que desarrollan dicho turismo es también muy particular y coherente con lo que vamos contando. Van en tours cerrados, marcados o uniformados,  con un guía-traductor con banderita desde el aeropuerto al regreso al país. Se mueven todos juntos para todos lados, protegidos y protegiéndose, al comer no suelen probar los platos locales, el guía los lleva a un restaurant chino de comida verdaderamente china. El contacto con el país es el mínimo, casi como si fuera un asomo a la ventana o un documental del lugar donde están más en vivo que por una pantalla gigante. Son tan propios de Zhongguo que muchos no se hayan ni se sienten seguros de estar fuera si es que no vivir como adentro.

Lo mismo ocurre con los estudiantes chinos que pueblan cada vez más las universidades del mundo especialmente Australia, Nueva Zelanda, Europa y América del Norte. Para los padres chinos de clase media alta y, derechamente, ricos es indispensable enviar a sus hijos a estudiar a los mejores sitios del mundo y que aprendan buen inglés. La adaptación de estos muchachos es en muchos casos tortuosa, el choque cultural es inmenso y se aplaca nuevamente en la búsqueda de ellos mismos para formar comunidad.

Incluso para muchos empresarios chinos con no pocos recursos viajar al extranjero no es gran panorama y cuando lo hacen van sólo por negocios y rara vez a conocer más allá. Van a las ferias, a la reunión y se vuelven sin mayor interés.

La auténtica comida china –no la de los restaurantes de nuestros países- sigue el mismo patrón, por ella los chinos sienten un gran orgullo. Sus características son radicalmente diferentes a los sabores y preparaciones del resto del mundo, incluso de otros países orientales y limítrofes como Tailandia, India, Corea o Japón. Sin calificar su calidad –a mí en lo personal no me gusta - puedo decir que para los extranjeros constituye en general una barrera. La cocina por más baladí que se la pueda mirar es también reflejo de la cultura y en línea con lo descrito aquí.

En síntesis, a pesar de la modernidad y la globalización de la cual China es actor principal, el país sigue un patrón de siglos y quizás milenios de introspección cultural, sin perder la hebra del progreso.  Desde todos los planos pareciera ser que efectivamente los chinos se bastan a sí mismos.

Visitas: 796

Etiquetas: China Hoy, Cultura, Historia, Opinión, Sociedad, Tradiciones

Comentar:

¡Necesitas ser un miembro de Chinalati para añadir comentarios!

Participar en Chinalati

Notificaciones

Erika Loana Ruiz Giraldo es ahora miembro de Chinalati
Martes
Sapore Di Cina ha actualizado su perfil
10 Sep
Ícono del perfilAiram, Gloria Natividad sandra milena muñoz montilla se han unido a Chinalati
1 Sep
Ícono del perfilRoberto y JOSE ANTONIO CHAPILLIQUEN DIAZ se han unido a Chinalati
24 Ago
A JOSE ANTONIO CHAPILLIQUEN DIAZ le gusta la discusión Comprar productos de china para revenderlos en tu localidad de Lili O
23 Ago
Victoria Vega Maldonado ha actualizado su perfil
20 Ago
Victoria Vega Maldonado es ahora miembro de Chinalati
20 Ago
Entrada de blog publicada por Eulises Quintero
13 Ago
José María Guerrero es ahora miembro de Chinalati
10 Ago
A Airam le gusta la discusión Comprar productos de china para revenderlos en tu localidad de Lili O
2 Ago
Ícono del perfilLupita RG, Eulises Quintero Ana Laura flores meneses se han unido a Chinalati
31 Jul
Changsheng Ding Ou ha actualizado su perfil
25 Jul
Lili O ha compartido su discusión en del.icio.us
17 Jul
Lili O ha compartido su discusión en Facebook
17 Jul
Lili O ha compartido su discusión en Facebook
17 Jul
A Lili O le gusta la discusión Comprar productos de china para revenderlos en tu localidad de Lili O
17 Jul
Lili O ha publicado una discusión
17 Jul
Lili O es ahora miembro de Chinalati
16 Jul
oraldo rafael ha publicado fotos
8 Jul
oraldo rafael ha actualizado su perfil
8 Jul

© 2019   Creado por Chinalati.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...