Seria y los seres ¿la visión romana del pueblo chino?

Los seres viven en la más absoluta tranquilidad (…) En su país, el clima es agradable y sano, el aire puro, los vientos son de una tranquilidad exquisita; los bosques sombríos son muy numerosos; regando frecuentemente unos árboles, obtienen de ellos, ablandándolo, un producto suave y firme, una especie de pelusa impregnada de líquido; tejen estos hilos para hacer con ellos el sericum.

Amiano Marcelino, XXIII, 64-68.

En una misma época y por una coincidencia curiosa, varios imperios fronterizos gozarían de un periodo de paz y prosperidad; un azar de la Historia, que favorecería las comunicaciones en todo el mundo conocido. Estamos hablando de cuatro imperios que se repartieron el gobierno del universo de Eurasia, y llegaron juntos al principio de nuestra era a un periodo de estabilidad política, que hizo posible la libre circulación de los hombres, de las mercancías y de las ideas: la China de los Han, la India del norte de los kusháns, el Imperio de los partos y el de los romanos. Entre ellos se fueron estableciendo vías de comunicación que articularon las zonas: el Asia central, entre Roma y China; el Golfo Pérsico, entre la India y Roma; y el sureste de Asia, entre China y la India.

Expansión del Imperio Romano (en rojo) y del Imperio Han (en amarillo) aproximadamente en los siglos I-II.  Fuente

El conocimiento geográfico del mundo antiguo dependía de las informaciones proporcionadas por comerciantes y soldados. Mientras que las expediciones militares  dejaban constancia escrita de sus movimientos; los comerciantes, que llegaban más lejos que el ejército, rara vez ponían por escrito sus itinerarios para evitar, así, la competencia. Los dos mundos que estaban lado a lado del continente eurasiático alimentaban su conocimiento geográfico de dos fuentes diferentes, que revelaban dos mundos dispares: Occidente, con un comercio activo en manos privadas y un Estado que defendía los intereses de este, se basó en gran parte en los relatos de los mercaderes; mientras que China, donde el Estado se reservó un protagonismo económico muy importante, dependió de los relatos de las expediciones oficiales.

En este mundo, Roma era la gran compradora. Las especias de Indonesia, la pimienta de la India y el textil y las especias de China eran productos que interesaban a los romanos. Todas las rutas pasaban por la India y Persia, tanto si iban por tierra a través de Asia central como si volvían por mar a través de Malasia y Ceilán. De Roma hacia China viajaron primero la viña y la alfalfa; más tarde lo hicieron el pepino, la granada, los higos, las nueces y el sésamo. De China hacia Roma viajaba la seda, el hierro fundido y una gran variedad de especias, como la canela. Pero ¿dónde se situaba China para un romano de la época de Augusto? Que comerciantes griegos y romanos habían recorrido las rutas al encuentro de las caravanas chinas está hoy en día bien documentado; pero ¿sabían localizar los diferentes territorios atravesados? Es más, como dice el latinista Jean-Noël Robert: “¿estamos seguros de que a los que los romanos llamaban seres son en realidad los que nosotros denominamos hoy chinos? (Robert, 2015: 61.).

Ruta de la Seda (en rojo) y Ruta de las especias (en azul). Fuente.

El conocimiento del mundo para un hombre de la Antigüedad estaba aureolado con elementos maravillosos. Todas las civilizaciones conservaron relatos de viajes y de descubrimientos que son parte leyenda y parte realidad. A los personajes reales se les atribuyeron actos heroicos, y los mercaderes y soldados adornaban los relatos de sus viajes a sus conciudadanos. Heródoto hablaba del oro extraído por los indios en un desierto habitado por hormigas más grandes que un zorro. Estrabón y Plinio el Viejo recogen, por ejemplo, la idea de que el rey de las Indias iba a la guerra con cien mil elefantes o que, entre los esciápodos -pueblo difícil de situar- los pies de los hombres eran tan anchos que les servían de parasol cuando estaban tumbados sobre la espalda.

Mapa de la Ecúmene según Estrabón. Fuente

La visión que los romanos tenían del mundo se limitaba al entorno griego. Más allá de éste, su conocimiento geográfico se hacía cada vez más impreciso a medida que se alejaban hacia el oeste o hacia el este desde las costas del Atlántico hasta la desembocadura del Ganges. A ello se añadían la conciencia sobre la redondez de la Tierra, unas dimensiones del globo y un medio de evaluar las distancias con el cálculo de las latitudes. Eratóstenes había atribuido al continente asiático una superficie tal, que consideraba menos larga la distancia que separaba las costas del este de la India del estrecho de Gibraltar. Por su parte, Séneca creía que eran necesarios pocos días para llegar desde Cádiz hasta la India. Sin embargo, fueron los griegos hacia el siglo VI a.ne. cuando ya representaron el mundo, sobre una superficie plana, en dos dimensiones -la esférica fue menos frecuente, pero existió, sobre todo en Pérgamo-. Ptolomeo situó en los mapas todos los puntos  de latitudes y de longitudes. El resultado fue muy aproximado. La Tabula Peutingeriana, copia medieval de un original romano, es un itinerario que muestra la red de carreteras del Imperio Romano. Se despliega horizontalmente, adaptándose a la escasa anchura de los rollos sobre los que se escribía en la antigüedad. Los continentes adoptan entonces una configuración casi real.

El célebre ministro de Augusto, Agripa, fue el encargado de pintar sobre los muros del pórtico de Vipsania, en el Campo de Marte, un mapa del mundo, y no sólo del mundo romano, para mostrar a su pueblo la extensión de su poder sobre el mundo y su ambición. ¿Estaba el país de los seres indicado? No lo parece. En cambio, las distancias terrestres o marítimas estaban marcadas. Desde el final del siglo I a.n.e., los seres estaban de moda y nadie ignoraba su existenciaSu nombre estaba unido al de la seda, tela apreciada por los más ricos, deseada por la gente más modesta, conocida y dominada por “todo el mundo”.  La existencia de Serica – el país de los seres- era muy real en la mente de los romanos pero casi nadie podía decir dónde se encontraba. De los seres se habla, y no sólo entre los eruditos, sino también entre los poetas, que los mencionan en sus versos. Si para nosotros Virgilio fue el primero en citarlo en sus Geórgicas en el 37 a.n.e., esto no implica que antes de él no lo hubieran hecho otros. El poeta creía que la seda procedía de una pelusa suave producida por un árbol, que posteriormente debía ser recogida con mucho cuidado. Horacio, Ovidio o Propercio, también alabaron el valioso tejido, su suavidad, su finura, pero el lugar del territorio productor, es impreciso: los seres, dice Horacio, como los indios, “están situados en los límites de Oriente”. Séneca dice que son un pueblo ultimus; Stace los cita y lozaliza con los árabes y los indios; Marcial los evoca al lado de los partos; y Lucano los relaciona con los pueblos que habitan cerca de las fuentes del Nilo -existía la creencia geográfica de que estaban en las montañas de Asia, atravesando la India y dando la vuelta al mar Eritreo, antes de fluir por el lecho africano-. Estrabón defendía que los reyes de Bactria “extendieron su dominio hasta los seres”. Además, los situaba sobre el territorio de los indios e, incluía, que “sobre algunos árboles crece lana” y que los seres vivían fácilmente doscientos años. El geógrafo latino Pomponio Mela los sitúa al borde del océano oriental, pero creía que tenían a los escitas al norte y las estribaciones de los montes Tauro al sur, más allá de los cuales situaba a los indios.

Cuatro hombres de la antigüedad aportaron información más precisa y relevante sobre los seresPlinio indicó que llegaban a ciento cuarenta años, eran civilizados pero bastante salvajes ya que “huyen de la vida en sociedad con otros hombres y esperan que el comercio venga con ellos”. Los situó al borde del océano oriental y creyó que la seda era “una pelusa blanca” que crece sobre las hojas de ciertos árboles. Además, citó los tres principales ríos del país: el Psitharas, el Cambari y el Lanos. Ptolomeo, hacia el 150, aplicó en la localización espacial de estos lugares todo el rigor matemático del momento y se apoyó en relatos de viajeros. Pensó que más allá de la India y de Serica se extendía una tierra desconocida cubierta de ciénagas, que ampliaban el continente asiático. Esta hipótesis hace que el país de losseres sea confinado en el interior de las tierras; y, además, enumeró una serie de cordilleras que rodeaban el país. El griego Pausanias reflexionó acerca de su raza (escitas cruzados con indios), y creía que la seda procedía de un animal pequeño. Por último, en el siglo IV, Amiano Marcelino escribió que “al este y más allá de las dos Escitias, un recinto circular de altas murallas rodea el país de los seres: son regiones conocidas por su fertilidad y sus inmensas extensiones, limitando al oeste con Escitia; al norte y al este, con desiertos cubiertos de nieve; y por el sur, se extienden hasta la India y el Ganges…”.  Además, enumera montañas y cita dos ríos que atravesaban lentamente la llanura e, indicó que, “el carácter de las diversas regiones es muy variado: aquí, hay una vasta llanura; en otro lugar, pendientes suaves; también se encuentra, en grandes cantidades, cereales, ganado y arbustos”. Leyendo a Amiano Marcelino se observa el progreso del conocimiento romano sobre los seresque fueron adquiriendo poco a poco un aspecto humano. Su localización se precisó también, pero la concepción geográfica de conjunto casi no evolucionó.

Entonces, ¿los seres son los chinos y Serica es su país? Esta es una pregunta difícil de responder para los especialistasVarios son los argumentos a favor de esta hipótesis. En primer lugar, el término serica designa la seda china. En la Antigüedad existían varios tipos de sedas y no todas provenían de China. En la isla de Cos en el Mediterráneo, extraían la seda de un insecto llamado bómbix o, también, existía la que provenía del gusano de seda de las moreras, producidas en la China del sur, en la India y Persia. La verdadera seda, la de mayor calidad, era la china, obtenida de capullos blancos y que proporcionaba un tejido flexible, brillante y muy blanco. Será en el siglo III cuando los romanos pongan de moda los vestidos de seda pura, ya que antes era trabajada con hilos de lino o algodón para conseguir ligereza -ya que pesaba mucho- y un coste menor. Al designar con el nombre de serica estos tejidos hechos con seda, sólo se podía nombrar con el nombre de seres a aquellos que lo fabricaban, y estos son los chinos. Además, se ha observado que los nombres seres ySerica sólo fueron utilizados después de que los chinos abrieran una ruta a través del Asia central hacia el reino de los partos en el siglo II a.n.e., lo que parece atestiguar su origen.  Por último, los investigadores encontraron la confirmación de la hipótesis Serica = China en las obras de la Antigüedad, ya que invocan la inmensidad del país de los seres, que puede corresponder al tamaño del imperio de los Han. Además, las murallas de las que habla Amiano Marcelino podría ser la primera mención en la literatura occidental de la Gran Muralla.

Sin embargo, también existen detractores a estas hipótesis. Nada más hay que observar las diferentes interpretaciones clásicas sobre la zona geográfica donde se encontraba el territorio de los seres. Además, el vocablo chino que designa la seda (ssu) es puesta en duda. Hay lingüistas que creen que no se debe delimitar esta hipótesis sólo a China. Puede que los seres evocasen regiones más próximas y mejor conocidas. En efecto, es frecuente la sílaba sri desde el norte de Irán a Indonesia. Sin olvidar la diferencia patente entre los seres y los chinos en la descripción proporcionada por Plinio el Viejo: “hombres de ojos azules y de cabellos rojos, que hacen intercambios comerciales mudos”. Además, Amiano menciona que son un pueblo tranquilo y pacífico, lo que existe pocas posibilidades de que este elogio se aplique a los chinos, cuya historia está plagada de conflictos.

Cachemira en amarillo. Fuente

Ya el siglo XX, Gosselin teorizó sobre Serica, que parecía tener una frontera común con la India y defendía que había que buscarla más al sureste del Pamir, es decir en Cachemira, donde Srinagar es una de sus principales ciudades. Además, defendía que todos los productos atribuidos a los seres en los textos antiguos -seda, pieles, abrigos, hierro…- podían ser encotrados allí. Recientemente, Janvier pudo relacionar esta hipótesis con la entrada que recogía el Dictionnaire de géographie universelle, en la que se decía que los habitantes de Cachemira pertenecían a una raza diferente de la de los pueblos vecinos, su raza es aria casi pura”, lo que evoca la descripción de Plinio. Además, el diccionario resalta el carácter tranquilo de estos hombres y su rechazo a la guerra. Por último, un texto chino del siglo III, el Wei Lio, demuestra que los chinos conocían la ruta de Cachemira a través de los montes del Pamir. Sin embargo, por atractiva que parezca esta hipótesis, existen otras zonas de la Ruta de la Seda que podrían identificarse con Serica, como Xinjiang -al oeste de China-, donde se hablaban lenguas indoeuropeas, el aspecto físico era muy próximo al iraní  e hilaban con pelo de cabra.

Xinjiang (China). Fuente

En todo caso, podemos decir que si Serica no fue China, fue un intermediario por el que pasaba la valiosa mercancía china. Más que la ubicación precisa, lo que fascinaba a los romanos era una imagen diferente de los seres y Sericano existe la prostitución, el homicidio, el robo, la adoración de estatuas. En definitiva, un lugar donde la tierra era fértil, y sus habitantes envejecían hasta los trescientos años, se produce la seda y todos viven sanos y felices. Una imagen que utilizarían los moralistas para regañar a sus contemporáneos.

 

BIBLIOGRAFÍA

FOLCH, D, La construcción de China: el periodo formativo de la civilización China,Barcelona: Atalaya, 2001.

GERNET, J., El mundo chino, Barcelona: Crítica, 2007.

PIERROTTI, N., Roma y China en la Antigüedad: los contactos a través de la ruta de la seda (s. II a.n.e.- V n.e.),  Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes, Universidad de Alicante, 2008.

ROBERT, J.N., De Roma a China: la ruta de la seda en la época de los césares, Barcelona: Ediciones Stella Maris SL, 2015.

SALAMÓ ASENJO, S., Vías de relación entre Roma y China, Universidad Católica de Valparaíso, Chile, 2008.

SCHIROKAUER, C., BROWN, M., Breve historia de la civilización china, Barcelona: Ediciones Bellaterra, 2006.

Visitas: 420

Etiquetas: Antigua, China, China-Mundo, China-Occidente, Cultura, Historia, Roma, Ruta, Seda, p2

Comentar:

¡Necesitas ser un miembro de Chinalati para añadir comentarios!

Participar en Chinalati

Notificaciones

A Luzby Nadyn le ha gustado la entrada de blog de Escala Pekín Sobre la fuga de cerebros y por qué venir a China una temporada
Sábado
Travel Work ha publicado una discusión
Viernes
Ícono del perfilKeani Salinas y Jorge Gabriel se han unido a Chinalati
Viernes
Luzby Nadyn es ahora miembro de Chinalati
23 Mar
A AsiaEasy Viajes le ha gustado la entrada de blog de AsiaEasy Viajes Hong Kong en un fin de semana
22 Mar
Entrada de blog publicada por AsiaEasy Viajes
22 Mar
Entrada de blog publicada por Mario Mendez
17 Mar
A Mario Mendez le ha gustado la entrada de blog de AsiaEasy Viajes 8 diferencias entre Hong Kong y China
17 Mar
A Mario Mendez le ha gustado la entrada de blog de AsiaEasy Viajes 8 errores de novato en tu viaje a China
17 Mar
HobbyIdiomas ha publicado un vídeo

Las posiciones - Chino mandarín

¿Cómo se dicen las posiciones en chino mandarín? En esta micro-clase las podrás aprender fácilmente las posiciones usando el sistema de asociaciones inverosí...
15 Mar
Rafael Montesinos Navarro es ahora miembro de Chinalati
15 Mar
Entradas de blog publicadas por AsiaEasy Viajes
13 Mar
Ícono del perfilLuis José, RUTH SANCHO RODRIGUEZ Tommy se han unido a Chinalati
12 Mar
Entrada de blog publicada por Mar Solís
12 Mar
Mario Mendez ha actualizado su perfil
9 Mar
Entrada de blog publicada por Mario Mendez
9 Mar
Soñador de Reinos ha actualizado su perfil
7 Mar
Fatima Carlota Cuenca es ahora miembro de Chinalati
7 Mar
Gerardo ha publicado un chinazo
5 Mar
Gerardo ha publicado un chinazo
"MEDIOS DE COMUNICACIÓN CHINOS EN MADRID https://twitter.com/Jiaying_Li_Rep"
5 Mar

© 2017   Creado por Chinalati.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...