img_6161

Sí, me fui de Shanghai. ¿Por qué? Pues no sé muy bien. Supongo que era el momento adecuado para viajar unos meses. También deseaba estar un tiempo sin niños. Pero echo mucho de menos Shanghai, y es la primera vez que he considerado un lugar en el extranjero como mi hogar.

Y ¿qué echo de menos?

Echo de menos caminar por la noche por los puentes elevados

Por los de Yan’An y sus muchísimas intersecciones. Mirando los coches pasando debajo de mí, y sentirme envuelta de asfalto iluminado y de ruido.

Ir a Yongkang

Ya sé que Yongkang ya no es lo que era, pero para mí esa calle de bares a la que me llevó por primera vez mi amiga Rosalía, seguirá igual de abarrotada en mi memoria. Según Rosalía, Yongkang era el zoo de Shanghai. Todavía me da risa, pero es verdad: ir a Yongkang era ver lo mejor y lo peor de la fauna y la flora de los expats de Shanghai.

Ir a esta calle también suponía para mí visitar a mi amiga Marta, que trabajó en Dean’s Bottle Shop y más tarde en TapHouseÍbamos allí como Pedro por su casa, y a veces cerrábamos el bar y nos quedábamos dentro bebiendo. 

El caos, ese caos puro

Esas ayi bailando en la calle. Esos emigrantes de provincias entrando en el metro cargados  de plantas o cajas o yo qué sé qué, y casi dándote con su mercancía en las narices. Esas conversaciones por el móvil a grito pelado. Esas miradas penetrantes de niños y adultos, señalándote y diciéndose los unos a los otros wàiguórén (extranjero). Esas camisetas arremangadas en el verano sofocante, dejando ver unas enormes panzas.

img_6367

Esos puestos de comida callejera humeante, con sus mesitas en la acera para que llenes el estómago a las tantas de la madrugada antes de volver a casa.  Esos dependientes que te miran con cara de mala leche o que directamente, están durmiendo sobre el mostrador. Esas peleas por Wechat con la maravillosa agencia inmobiliaria Shiny Housing, que eran más bien conversaciones de besugo en las que cada una de sus contestaciones absurdas nos enervaba más y más.

Los paseos por la Concesión Francesa

img_1641

Sus ventanas de cristales finos. Sus cafeterías monísimas. Las casas señoriales de las calles Wukang y Julu. La eterna Fuxing. La animada y cada vez más occidentalizada WulumuqiWuyuan, una de mis calles preferidas, y la pequeña cafetería Meng.

Esa decadencia europea y shanghainesa de los lilongs, donde sientes que estás en un pueblo en vez de en una metrópolis.

Mi casa

img_8641

Mi cocina con ratas incluidas y fregadero para enanitos. Mi terraza. Donde me senté por última vez aquél domingo de madrugada, al volver del asqueroso pero divertido Zapata’s, para ver cómo amanecía en mi compound. Donde hicimos la primera fiesta-barbacoa juntos en septiembre del 2014, y donde abandonamos dicha barbacoa renegrida hasta hoy en día. Donde bebimos tantas cervezas y celebramos la Semana Santa. Donde dejábamos que el perro que tuvimos el último año, Artu, hiciera pis. Y donde algunos vigilantes del compound meaban también.

img_8640

Mis compañeros de piso

Las conversaciones con Ula hasta las tantas, mientras comíamos cacahuetes picantes del Family Mart. Ine y sus tartas. Lukas y sus bromas. Marta y sus aventuras. Aún no sé qué habré hecho en otra vida para merecer unos compañeros así. Cada día volver a casa era volver al hogar. Nunca, nunca tuvimos ningún problema de convivencia. Ver sus caras era siempre un placer.

Mis amigos

img_4206

Creo que en tres años no hice muchos amigos, pero esos pocos me bastaron. Rosalía, César, David, Yasmine, Tiffany, Helen, Shirley, Jen, Linda, Frizzy. Muchos llegábamos a Shanghai sin nadie y nos refugiábamos los unos en los otros. Y sí, también echo de menos los cotilleos con mis compañeros de trabajo británicos y americanos en la hora del recreo.

Los xiaolongbaos de Din Tai Fung

Y las tortitas por la mañana en el puesto de Jiangsu Lu -las mejores que he probado en Shanghai, a dos manzanas del metro. Los cócteles baratísimos de C’s Bar, ese antro encantador. Las hamburguesas de Beef & Liberty.

Echo de menos la locura de la posibilidad en Shanghai

img_1993

El tránsito de personas de todo tipo. La efervescencia con la que gente de todas las nacionalidades crea nuevos negocios y proyectos en esta ciudad, continuamente.

Los infinitos rincones por descubrir.

Su facilidad para sorprenderme. 

Puedes encontrar el post original en mi blog En la otra punta del mundo.

Visitas: 254

Etiquetas: Concesión, Francesa, Shanghai, rascacielos, xiaolongbao

Comentar:

¡Necesitas ser un miembro de Chinalati para añadir comentarios!

Participar en Chinalati

Notificaciones

Josué Benjamin es ahora miembro de Chinalati
Hace 13 horas
Ícono del perfilSammy y Jorge Rabadan Madrid se han unido a Chinalati
17 May
Isabel ha actualizado su perfil
17 May
Entrada de blog publicada por AsiaEasy Viajes
10 May
Luis Roncero Mayor ha respondido a la discusión No me han aceptado traducción jurada en embajada de Madrid. Pero el traductor jurado es oficial por ministerio de exteriores. de Florentino José
30 Abr
Luis Roncero Mayor es ahora miembro de Chinalati
30 Abr
Travel Work ha publicado una discusión
27 Abr
Alejandra zhang es ahora miembro de Chinalati
27 Abr
HobbyIdiomas ha publicado vídeos
25 Abr
Ícono del perfilMarcos y ramiro loo se han unido a Chinalati
21 Abr
Ícono del perfilNana, Carlos, Griselda y 1 personas más se han unido a Chinalati
19 Abr
Entrada de blog publicada por AsiaEasy Viajes
18 Abr
Mario Mendez dejó un comentario para Carlos
18 Abr
Mario Mendez y Carlos son ahora contactos
18 Abr
Ernesto Fernandez es ahora miembro de Chinalati
16 Abr
Entrada de blog publicada por AsiaEasy Viajes
16 Abr
A Mario Mendez le ha gustado la entrada de blog de CRCC Asia Shenzhen, ciudad de oportunidades
15 Abr
A Mario Mendez le ha gustado la entrada de blog de AsiaEasy Viajes Zhuhai
15 Abr
Entradas de blog publicadas por AsiaEasy Viajes
13 Abr
The China Guide y Liliana son ahora contactos
10 Abr

© 2017   Creado por Chinalati.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...