“¿Ah, sí? Mirá vos…” seguido por un largo silencio fue lo que recibí de mi gente en Argentina cuando les di la noticia de que era vegetariana. Aparentemente lo que yo pensé era una hazaña no era más que algo que todos esperaban de mí en algún momento.
 
Es que mi vida en verde comenzó hace alrededor de diez años cuando empecé a hacer yoga. A medida que podía hacer rutinas más avanzadas me fui dando cuenta de que había algo muy cierto y de lo que descreía en un 100%: el cuerpo habla. A veces se vuelve medio autoritario y no nos agrada, pero si tenemos que escuchar algo durante el día, que sea nuestra voz. A mí yo misma me estaba diciendo que dejara de comer tan mal.
 
No me hice come-hojas de la noche a la mañana. Al principio me di cuenta que habían cosas que no quería comer más, y que no comerlas me dejaba en mejores condiciones para practicar una disciplina que hoy en día es un pilar de mi salud. Empecé a comer muchas verduras y frutas de variados colores y dejé de comer snacks, dulces, pan y facturas, aceites y eventualmente carne en demasía, aunque todavía algo comía. Me sentía un poco extremista e intolerante, sobretodo en Argentina donde las carnes son algo vital en el plato diario. Y confieso que he sufrido el amistoso bullying de mis amigos.  En algún momento “Tortuga” pasó  a formar parte de mis apodos. Hoy en día llevo el título con honor, soy una tortuguita muy sana desde entonces y mi rendimiento físico ha mejorado mucho.
 
La razón por la que me hice come-hojas (Foto: Kala Moreno Parra).
  
Somos lo que comemos
. No hay duda. Pero lo que decidimos comer afecta no sólo nuestro cuerpo o un chequeo médico, sino que refleja lo que pensamos y sentimos.
 
Mudarme a China quizás fue lo que me llevó a asociar esa famosa frase “somos lo que comemos” con algo que practico concienzudamente desde que abro los ojos: el concepto de ahimsa, la no-violencia. Respetar la vida del otro en todos los aspectos nos lleva a perdonar, a ser pacientes, a tolerar diferencias, y eventualmente nos integra, nos pacifica y, quieran aceptarlo o no, nos hace felices. Pienso que todos deberíamos desarrollar esa virtud al máximo potencial. Fue porque pienso así que un buen día me di cuenta que yo, la ferviente defensora del “no hagas daño”, no estaba respetando mis propios principios.
 
Ya antes de llegar a Yangzhou me llegaban noticias acerca del maltrato animal en China. Es cierto que, en su visión del estado de las cosas, para los chinos la vida de ciertos animales tiene muy poco valor. La vida de los animales de cría, incluso a nuestros ojos, transcurre de una manera muy cruel. Yo escucho sobre esto todos los días, lo discuto con mis pares, lo veo con mis propios ojos, y aún así, hasta hace muy poco no hacía nada al respecto. Fue un almuerzo y el irme a la India lo que marcó el inicio de mi carrera vegetariana.
 
El almuerzo
 
En la mesa había una amplia selección de platos con sobras de la cena de año nuevo chino. Nicole, mi alumna de español, me explicaba que tenían los platos a medida que su abuela los colocaba en el cinturón. Hígado de vaca, intestino de caballo, un pato entero, moluscos de río y medusas era lo que acompañaba a los platos principales por los que papá Nicole se había relamido un par de veces: rana, tortuga y perro. Ninguno de los platos tenía vegetales. La sonrisa de abuela y mamá Nicole me enfrentaban a una cruel y evidente realidad: como una adulta no podía levantarme y salir corriendo de esa casa de locos.
 
Papá Nicole y abuelo Nicole eran los encargados de poner los trozos de animales en mi plato mientras yo recolectaba alguno con los palillos e, intentando pensar en que no era lo que yo sabía muy bien que era, lo comía. “No te preocupes tanto, no son ranas lindas, son ranas que se comen” decía Nicole mientras yo intentaba no tragarme los diminutos huesitos. “Esta es la mejor parte” decía Papá Nicole poniendo en mi plato lo que creo era lo que separa a la tortuga de su caparazón. Lo mastiqué y lo tragué con el más intenso desprecio por mí misma. Deben haberme visto entrando en pánico cuando alguien acercó el plato con perro, porque nadie intento convidarme ni la más pequeña porción. Esa tarde, camino al aeropuerto de Shanghai para partir hacia la India, todo lo que podía imaginarme fue a esa misma tortuga encerrada en una bolsa como las tienen a la venta en el supermercado. Limitada en sus movimientos mientras sus hermanas se apilaban unas sobre otras para intentar salir de la diminuta pecera donde las tenía su verdugo.
 

La tortuga en su red. Da mucha pena.

Las ranas feas que sí se comen.

Las tortugas subiéndose unas a otras para escapar.

Él nadando sobre los peces que han muerto recientemente en la diminuta pecera.


Después de aquel episodio no me fue difícil volverme vegetariana, y estar de vacaciones en la India hizo el proceso muchísimo más sencillo. 
India tiene la comunidad de vegetarianos más grande del mundo, son más de 500 millones los que, avalando el concepto de la no-violencia, deciden no comer carne en pos de respetar la vida animal. En ciudades religiosas como Rishikesh y Pushkar no se puede comerciar carne de ningún animal.

Luego de pasar diez días en el paraíso de los vegetarianos es que decidí sacarme ese peso de encima: hoy soy vegetariana.
 
Cómo volverse vegetariano en China
 
“¡Oh! ¡Por Dios!” dijo mi amiga china Sara cuando le conté la noticia. Mi jefa rompió en carcajadas mientas cortaba su churrasco de cerdo en el almuerzo, y mis compañeros no dudaron en decirme “estás jodida”. En mi oficina, “ta bu chi rou” (ella no come carne) reverberó por horas, seguido por un “pero ¿No es Argentina?”. Todavía me siguen ofreciendo dumplings de cerdo y mini salchichas, esperando que deje esa estúpida idea. Por algo será que las palabras  “Vegetarianismo”, “vegano” y “vegetariano” no existen en el vocablo chino. La realidad es que es muy difícil ser vegetariano en China.
Se ha hecho saber hace ya un par de años que en China se come demasiada carne. La carne, hoy en día, es accesible para la mayoría de su población por su creciente bienestar económico. Ademas, todavía se cree que cuanta más carne se coma, más saludable será el individuo. Sumado a creencias como “cuando hace frío hay que comer carne”, “la carne te hace alto y bello como a un extranjero” y “si sos hombre tenés que comer carne” se da como resultado una dieta basada en productos animales de todo color, tamaño y gusto jamás visto en otras tierras. Casi todo lo que se nos ofrece en China tiene carne, tiene caldo de carne, está cocinado en jugos de carne o se hizo en las mismas ollas y sartenes donde se cocinó carne. Uno siente que no puede escapar.
Aún así, luego de un mes y una semana de ser vegetariana en China puedo decir que no solo no es imposible, sino que sortear las dificultades que este país carnívoro me presentó ha fortalecido mis convicciones. Porque creo en lo que estoy haciendo. Y porque yo ya he pasado por varias pruebas es que puedo dar algún que otro consejo.
 
 La palabra “vegetariano” no existe
 
Por eso hay que saber aprender a expresar lo que uno come y lo que uno no come. “Wo bu chi rou” (no como carne) es lo que yo más uso, pero no garantiza que me entiendan. Me ha pasado y me sigue pasando que en los restaurantes me ofrezcan pescado, mariscos, sangre coagulada e incluso ciertos cortes de carne como si no fuera carne. Por eso, además de decir que no comemos carne, pescado, huevos, etc. también hay que aprender a decir qué comemos: “wo chi cai” (yo como vegetales).
Aún así, con la lista de frases en la cartera, hay que acostumbrarse a recibir miradas que nos dicen “no entiendo”. Capaz es mejor que nos acompañe un local.
 
Lo que comemos ¿no tiene carne?
 
Para hacer las cosas bien hay que asegurarse que lo que compramos por ahí (porque la comida de los puestos callejeros y los restaurantes chinos son un templo de perdición difíciles de abandonar) no tenga carne. Es un proceso de prueba y error.
Cuando el novio de Sarah me invitó a comer con ellos en un restaurante tailandés, nunca imaginé que él iba a pedir todos los platos antes de llegar. Si bien parece algo descortés, en China es de suma educación pedir antes de que llegue el invitado. Habíamos salido del gimnasio, así que no me pareció nada mal, estaba muerta de hambre. Pero Sarah había olvidado que yo era vegetariana, así que todo en la mesa tenía carne excepto una sopa espesa y rosácea que a mis ojos era lo más exquisito que China podía ofrecerme en ese momento. No fue hasta que me terminé la mitad del bowl y hundí la cuchara hasta el fondo que encontré dos langostinos gigantes de ojos saltones que me miraban confundidos.
En China hay que asegurarse que la comida REALMENTE no tenga carne. Según mi experiencia, y porque en China NO HAY muchos vegetarianos, los chinos no entienden qué entra realmente en la categoría “carne” y qué no.
Mi amiga Belén Pino, de larga carrera vegetariana ya, diría que siempre hay que llevar una zanahoria y una manzana en la cartera. Por las dudas.
 
 La lista verde
 
En realidad son dos listas: vegetales y restaurantes vegetarianos. No importa dónde estemos en China, siempre habrá al menos UN restaurant vegetariano. Si bien las direcciones varían, buscar uno cerca de templos budista es andar por buen camino.
Como dije antes, tener una lista de nombres de vegetales en chino es sumamente útil. Es más sencillo decirle a la mesera qué es lo que comemos que decirle qué es lo que no comemos. En algunos restaurantes les será difícil leer pinyin, así que tener los caracteres escritos por algún chino caritativo con su tiempo no está nunca de más. Pueden encontrar más información en vegetarian-china.info.
 
Del mercado a la sartén nace el chef vegetariano
 
Hay que ponerse a cocinar. Podemos cocinar lo que ya sabemos que nos llena el espíritu o podemos aprender algo de la cocina China. Los mercados aquí abundan en frutas y verduras, algunas conocidas y otras desconocidas, que harán de la tarea algo más fácil.
Miramos los dos con atención.
 
 Uff, y los precios. Por 2 dls. comí toda la semana casi
 
En china no se comen muchas legumbres, pero se encuentran en los mercados junto a los granos. De todas maneras se recomienda comer legumbres y granos en menos medida ya que el excedente de hidratos de carbono se vuelve azúcar y hay riesgo de contraer diabetes.
 
Comer hay que comer
 
Y hay que cuidarse. Si bien no soy una experta en el tema (los de PETA sí lo son y te proporcionan un manual), todos sabemos que si abandonamos la ingesta de carne hay que suplir la deficiencia de vitaminas, calcio, hierro, minerales y aceites. Por eso hay que encontrar legumbres, comer vegetales y frutas de todos colores y empezar a comer nueces (almendras y nueces) y semillas.
 
 Disfrutar y sonreír
 
Por último, el mejor consejo que puedo dar al respecto es ser felices durante el proceso. No tenemos que sufrirlo, por algo tomamos esa decisión. Pero ser vegetariano no es para cualquiera. Hay gente que gusta de comer carnes y sus derivados, y para la que dejar de comer todo esto es un castigo auto-impuesto. Hay gente que no come muchos vegetales y frutas porque no les gustan. Si ningún médico les recomendó optar por una dieta vegetariana, quizás no deberían hacerlo. Simplemente pueden respetar la vida de otra manera o en la medida en que se pueda. Hay que alimentarse bien y cuidar de que no nos falte nada que después nos saque la energía para vivir con ganas.
 
Los platos vegetarianos que se pueden comer en buena compañía se hacen encontrar en China
 
 

Yo mientas voy de aquí para allá por los rincones de China, disfrutando de poder decir “bu chi rou” mientras observo la expresión de “¡Qué horror!” que transforma los rostros de  personas que se pierden de entender lo importante detrás de lo que estoy haciendo hoy.

 

Visitas: 1095

Etiquetas: Comer en China, Consejos, Salud, Vivencias, animal, maltrato, problemas, sano, vegano, vegetarianismo, Más...vegetariano, viajar

Comentario por Isma Ruiz - Approachingtotheeast el mayo 9, 2014 a las 6:57pm

De verdad que no existe la palabra vegetariano en China?

En Taiwan se dice 素食 (sùshí). Lo malo es que suena exactamente igual (incluso los mismos tonos) que 速食 (comida rápida). Así que puede que digas que te lleven a un restaurante vegetariano, y te acaben llevando a un Mc Donals :)

Comentario por Sofia Martinez Reumann el junio 4, 2014 a las 5:05am

Ismael! No había leído tu comentario. Qué suerte la tuya... no, acá decimos "no como carne" o "sólo como vegetales" pero no hay palabra para vegetariano. Pero con eso siempre me arreglo muy bien. No tengo problemas salvo que no haya un plato vegetariano o cuando me olvido de avisar y es una cena comunitaria =)

Comentar:

¡Necesitas ser un miembro de Chinalati para añadir comentarios!

Participar en Chinalati

Notificaciones

Hernan es ahora miembro de Chinalati
Hace 10 horas
Ícono del perfilQing Liu, Romina Sanz Paty Garcia se han unido a Chinalati
Martes
Antonio Luis Pérez Rodríguez es ahora miembro de Chinalati
18 Nov
Ícono del perfilcarlos trigo saldivia y lizeth flores se han unido a Chinalati
15 Nov
Flavia Vassallucci dejó un comentario para Flavia Vassallucci
14 Nov
Flavia Vassallucci ha actualizado su perfil
14 Nov
Ícono del perfilFlavia Vassallucci y Erika Yusti se han unido a Chinalati
14 Nov
Emma Troconis ha publicado una discusión
7 Nov
Emma Troconis es ahora miembro de Chinalati
7 Nov
Cora Tao es ahora miembro de Chinalati
5 Nov
Entrada de blog publicada por Carlos Sentís
3 Nov
pablo sanchez ha actualizado su perfil
1 Nov
Ícono del perfilpablo sanchez y Francisco Ng se han unido a Chinalati
1 Nov
Alonso Daie ha comentado la entrada de blog Las 10 mejores Tiendas Chinas Online para comprar al por mayor B2B de Oriol Rodríguez
31 Oct
Ícono del perfilEvelyn wei y Belen se han unido a Chinalati
29 Oct
A KEILA ALEJANDRA SANCHEZ MIRANDA le gusta el perfil de KEILA ALEJANDRA SANCHEZ MIRANDA
27 Oct
Mark Wu y INS Global Consulting son ahora contactos
26 Oct
INS Global Consulting es ahora miembro de Chinalati
25 Oct
Ícono del perfilAlexis Andrés Rojo Silva, Mark Wu Luis se han unido a Chinalati
22 Oct
A Mar le ha gustado la entrada de blog de Mario Mendez La Feria de Cantón más allá de buscar productos y fabricantes
21 Oct

© 2017   Creado por Chinalati.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...