Más lentamente, pero China seguirá creciendo

La economía China continúa creciendo, aunque el Banco Mundial identifica dos riesgos principales: una reanudación de la epidemia de Covid-19 que podría conducir a «importantes interrupciones en la actividad económica» y una «desaceleración severa y prolongada en el sector inmobiliario altamente endeudado».

Aunque por el otro lado, se espera un crecimiento chino del 5,5% este año. Y se aprecian cuatro motivos para ser optimista: las autoridades están aplicando una política fiscal y monetaria más acomodaticia, la crisis inmobiliaria no se ha resuelto pero parece que va camino de ser controlada el gobierno también parece mostrar flexibilidad para resolver la escasez de electricidad que sufrió el país en el otoño y se espera que las exportaciones se mantengan sólidas en 2022.

Más crecimiento impulsado por las exportaciones

Los últimos indicadores son bastante alentadores. En diciembre de 2021, la actividad industrial habría sido la más alta de la segunda mitad del año. El PMI manufacturero de Caixin, publicado el 4 de enero, saltó inesperadamente a 50,9, mientras que los expertos esperaban solo 50. El mismo índice de servicios, publicado el 6 de enero, subió de 52,1 a 53,1.

Pero, contrariamente a lo que le gustaría al PCCh, el crecimiento parece ser impulsado más por las exportaciones que por el consumo. El gobierno prevé que el comercio (exportaciones e importaciones) haya alcanzado los 6 billones de dólares (5,3 billones de euros) en 2021, un salto del 24 % con respecto a 2019, antes de la pandemia. Cabe señalar que casi la mitad de las exportaciones se destinan ahora a países emergentes. Para Henry Gao, especialista en comercio internacional radicado en Singapur, esto demuestra que «las ‘nuevas rutas de la seda’ funcionan».

A pesar de esta buena noticia, el primer ministro Li Keqiang está preocupado. El miércoles 5 de enero, anunció «medidas más fuertes para reducir impuestos y cargos para asegurar un buen comienzo de la economía china en el primer trimestre, con el fin de estabilizar la situación macroeconómica general». Si bien no ha especificado el monto de esta desgravación fiscal, que estará dirigida principalmente a las pequeñas y medianas empresas. Un sector que genera muchos puestos de trabajo y que ha sido «muy golpeado por la pandemia», según Li Keqiang.

Más negocios cerrando, que abriendo

De hecho, los datos publicados a finales de diciembre de 2021 por el South China Morning Post merecen atención. En los primeros once meses de 2021 cerraron 4,3 millones de pequeñas empresas. No solo es un número récord, sino que el número de nuevos negocios también se está desplomando. Solo se registraron 1,3 millones de nuevos negocios durante este período. En 2020 se crearon 6,1 millones de nuevos negocios y en 2019, 13,7 millones. Por primera vez, habrá más cierres que puestas en marcha y la brecha entre las dos esquinas es impresionante.

Para explicar esta masacre, los expertos señalan el aumento del precio de las materias primas pero también el Covid.

Reacción por parte de China

El banco central de China respaldó la economía dos veces en diciembre de 2021: primero al reducir la tasa de reserva requerida para los bancos a principios de mes para que pudieran prestar más, y luego al reducir una de sus tasas clave (la tasa preferencial de los bancos). préstamos a un año) el 20 de diciembre al 3,80% desde el 3,85%. Es la primera vez en veinte meses que el banco baja este tipo, una medida, una vez más, destinada a reducir el coste del crédito.

Deja un comentario

¿Te interesa China?Únete a Chinalati

Conecta con interesados en China y comparte tus conocimientos