Las buenas relaciones entre Pakistán y China

China tiene un papel muy importante en los planes armamentísticos de Pakistán.

Compra de armamento

De hecho, Pakistán ha confirmado oficialmente su adquisición del caza chino J-10C «Firebird», que debería llegar a tiempo para participar en el desfile del Día de Pakistán el 23 de marzo.

El jeque Rasheed Ahmed, ministro del interior de Pakistán, dijo a los medios la semana pasada que el país ha adquirido 25 aviones. El objetivo inmediato es utilizar este suministro militar crucial para contrarrestar el de Francia con la India.

El J-10C aumentará significativamente el poder aéreo de Pakistán, ya que el J-10C es un poderoso caza ligero multifunción moderno. Sin embargo, es poco probable que el J-10C coincida con el Rafale en capacidades de guerra electrónica.

El poder blando chino en Pakistán

En cuanto al papel de Pakistán en relación con China, el gigante asiático está implementando su estrategia de poder blando enviando su propia vacuna anti Covid. Independientemente de las ganancias que las empresas chinas facturarán gracias a la venta de la vacuna. E independientemente de la competencia que China está tratando de contrarrestar, naturalmente aludimos a la estadounidense, el interés de China en Pakistán es central, especialmente en lo que respecta al corredor económico de China-Pakistán.

China se extiende en los proyectos y manufactura de Pakistán

También gracias a la centralidad del corredor dentro de la Nueva Ruta de la Seda, la estrategia china se está materializando en una penetración sistemática y capilar de los ganglios vitales de Pakistán a través de adquisiciones estratégicas.

Las empresas chinas se están apoderando de los principales activos del sector manufacturero de Pakistán, el corazón lucrativo de la economía de 276.000 millones de dólares de la nación.

Dado que el aumento de la inversión china promete reactivar la atribulada economía de Pakistán en un momento particularmente crítico, las empresas y grupos locales han expresado su preocupación de que los inversores chinos se estén apoderando de industrias locales clave, activos estatales y empresas en detrimento de los actores e intereses paquistaníes. De hecho, China es el mayor contribuyente a la IED en Pakistán.

Independientemente del corredor económico China-Pakistán, que hasta ahora prevé una inversión de 60 mil millones de dólares, hay inversiones no directamente relacionadas con el corredor y estas inversiones se construyen gracias a una mano de obra de bajo costo y gracias a la garantía de acceso a materias primas que luego se envían a las fábricas chinas. En este sentido, China está construyendo fábricas en Pakistán para exportar productos terminados directamente a los mercados europeos a los que Beijing espera alcanzar más fácilmente a través de sus inversiones en infraestructura en el contexto del BRI.

Deja un comentario

¿Te interesa China?Únete a Chinalati

Conecta con interesados en China y comparte tus conocimientos