Turismo interior en China: viaje al Shangri-la del este.

El año pasado tuvimos el honor de hacer el que quizás haya sido el viaje más interesante que nunca hemos hecho, gracias a nuestro amigo Joan, que nos invitó a este viaje, ya que él era el guía.

Viajamos a un lugar poco conocido que algunos llaman “La tierra de la paz interior” y otros muchos la conocen como el “Shangri-La del este de China”

Un lugar remoto que se encuentra en las montañas de Gong Yu, en Zhejiang. Es una villa situada a 600 metros de altura, un lugar sin tocar por el frenesí de la modernización de la ciudad, al que únicamente se puede acceder a pie, después de hacer una ruta de 3 horas atravesando montañas.

La aventura empezó un viernes por la tarde, donde quedamos un grupo de 14 personas para salir desde Shanghai hasta la tierra prometida. La siguiente parada sería un pequeño pueblo, Xianju, el sitio más cercano al que se podía acceder por carretera. Tardamos como unas 4 horas, y al llegar una familia nos estaba esperando con la cena y las habitaciones preparadas. El alojamiento eran huéspedes locales que te hacen sentir como en casa.

Al día siguiente nos pusimos en pie bien temprano, y después de un buen desayuno… chino, empezamos nuestra ruta a través de las montañas, una ruta espectacular por campos de arroz, labrados durante siglos por la mano del hombre.

Después de unas 3 horas de ruta llegamos a nuestro destino,  rodeado de todo tipo de montañas donde se asienta esta centenaria villa. Nuestro peculiar alojamiento mantiene su esencia tal y como sucedía hace siglos. Tal vez sea por esto que le llaman el Shangri-La del este.

Al llegar a la aldea, te invade una sensación paz y tranquilidad. Es como retroceder siglos atrás. Casas de madera construidas alrededor un patio grande. Hasta la gente parece sacada de la antigüedad. Es curioso como al llegar a un sitio tan lejano con costumbres tan diferentes a las tuyas,  te acogen de una forma tan sincera. Sientes que lo hacen de corazón.

Te das cuenta que hace falta muy poco para ser feliz, y te preguntas, ¿Es más feliz esta gente o los que viven en la frenética Shanghai? Creo que mi respuesta está clara.

Por la tarde hicimos una excursión por los alrededores de la aldea, visitamos una pequeña cascada, subimos a lo alto de la montaña, aunque estaba nublado y no pudimos apreciar las vistas. Por el camino aparecían abuelitos que iban a recolectar lo que necesitaban para la cena, algo que realmente nos llamó mucho la atención.

Como estuvo chispeando, al llegar encendimos una pequeña hoguera para secarnos y entrar en calor. Al rato los aldeanos nos deleitaron con un taller de tofu tradicional. Fue un auténtico espectáculo ver cómo lo elaboraban de forma artesanal, y he de decir que no soy un amante del tofu, pero este estaba realmente delicioso.

Al anochecer disfrutamos de una cena ecológica, como no podía ser de otra forma. Todo lo cultivado por los alrededores es totalmente ecológico. ¡Una cena deliciosa! Tengo que recalcar que, muchos de estos platos que nos pusieron ya los había probado en Shanghai, pero descubrí nuevos sabores… el poder de lo natural.

Después de esto encendimos otra hoguera e intercambiamos impresiones con otros viajeros, un momento mágico.

Al día siguiente, después de desayunar, conocimos un poco más a fondo como vivían los aldeanos, su día a día de huerta, carpintería, etc… Todo trabajado de forma muy artesanal.

Y después… ruta de senderismo de vuelta.

Como conclusión he de decir que este tipo de turismo es algo nuevo en China, y pensamos que se abre una gran oportunidad de negocio, tanto para el turismo interior de los propios chinos, como de gente de fuera del país que quiera descubrir la China más auténtica y tradicional. Algo que cada vez es más complicado.

Más artículos en:  http://www.chinaincrowd.com/
Fuente: Turismo interior en China: viaje al Shangri-la del este.

Deja un comentario

4 ideas sobre “Turismo interior en China: viaje al Shangri-la del este.”

¿Te interesa China?Únete a Chinalati

Conecta con interesados en China y comparte tus conocimientos