Diagnóstico a los aranceles de Estados Unidos a China para 2022

Los aranceles que impuso el presidente Trump (más notablemente a la mayoría de las importaciones chinas y de acero y aluminio) todavía están vigentes sobre bienes importados por valor de más de $ 460 mil millones. Estos aranceles han demostrado ser bastante rígidos a pesar de que la mayoría de la gente reconoce que los aranceles no han hecho que China mejore sus prácticas de propiedad intelectual o una mejora en la seguridad nacional. Hasta ahora, la Administración Biden ha prometido una revisión exhaustiva, pero solo ha dado pequeños pasos en los aranceles de Trump que no han cambiado significativamente el status quo arancelario.

¿Se harán cambios en la Administración Biden en 2022?

Más economistas están señalando que eliminar o reducir los aranceles ayudaría a aliviar las presiones inflacionarias, ya que los fabricantes y consumidores estadounidenses ya no tendrían que absorber el costo de estos impuestos de importación. Con las próximas elecciones de mitad de período, el aumento de la presión política sobre Biden para que haga «algo» sobre el aumento de la inflación puede ser la única forma en que estos aranceles se alivien o se levanten en 2022.

¿Hay interés en retirar los aranceles actuales a China?

Los aranceles de la Sección 301 de China continúan aplicándose a más de $ 300 mil millones en importaciones de China. Las empresas importadoras estadounidenses, no China, están pagando estos aranceles directamente, y los consumidores estadounidenses pagan indirectamente el costo transmitido de estos aranceles. Aunque tiene mucho sentido económico deshacerse de los aranceles, políticamente hay poca o ninguna posibilidad de que los aranceles de China desaparezcan pronto. Adoptar una postura dura contra China es uno de los pocos temas en los que los republicanos y los demócratas pueden estar de acuerdo, por lo que es probable que la administración Biden no se arriesgue a tomar ninguna medida que incluso pueda percibirse como una concesión al gobierno chino.

En 2022, la Administración Biden probablemente continuará retrasando cualquier esfuerzo para aliviar los aranceles de China y tomará solo acciones incrementales que no muevan significativamente la aguja arancelaria.

Acuerdo del Phase One (Fase Uno)

El acuerdo de la Fase Uno que firmó el presidente Trump en enero de 2019 pedía a China que comprara ciertas cantidades específicas de bienes y servicios estadounidenses hasta el 31 de diciembre de 2021. La mayoría de estos objetivos de compra eran irrealmente altos incluso sin una pandemia o interrupciones de la cadena de suministro. Por lo tanto, no es de extrañar que China se haya quedado muy por debajo (alrededor del 60%) de los objetivos de compra de la Fase Uno .

Es posible que Estados Unidos adopte por una línea dura y digan que el hecho de que China no cumpla con el acuerdo justifica la aplicación de cualquiera de los aranceles suspendidos, pero eso probablemente llevaría a China a tomar represalias con más aranceles sobre las exportaciones estadounidenses a China.

Por otro lado, parece más probable que la Administración Biden intente mantener la situación actual y razonarán la dificultad de China para cumplir con los objetivos de la Fase Uno debido a la pandemia, aunque esta vía también puede llevar a ciertos reajustes.

Deja un comentario

¿Te interesa China?Únete a Chinalati

Conecta con interesados en China y comparte tus conocimientos